Un mundo polarizado

Hoy vamos a hablar de un efecto óptico como lo es la polarización de la luz a partir de lentes de uso cotidiano como lo son las gafas de Sol o las de 3D. Os invito a entrar en el fascinante mundo de la óptica desde vuestras propias casas.

Un mundo polarizado 1Personalmente soy de los que sufren bastante molestia por el reflejo del Sol, y por ello un común usuario de gafas que me alivien dicho achaque. Desde hace ya unos años sólo las compro polarizadas, pues aportan una protección y una comodidad inalcanzables por las convencionales. No os voy a intentar vender nada, no os preocupéis, no voy a exponer la especial calidad de determinada marca ni cuestiones similares. Lo que si haré será explicar el curioso funcionamiento de estas lentes, el cual resulta bastante fácil de entender con unos mínimos conocimiento de óptica. Hablamos de la polarización de la luz.

La luz es una onda electromagnética que viaja vibrando en todas las direcciones del espacio. Sin embargo, hemos sido capaces de idear artefactos que filtran esta luz direccionalmente, o sea, dejando pasar sólo la que vibra en las direcciones que deseemos. Son los conocidos como filtros polarizadores. En el siguiente vídeo, el compañero Antonio Martínez Ron lo explica de una forma más plástica en un capítulo de Órbita Laika (uno de mis programas favoritos, por cierto).

De esta forma, cuando esta luz, que vibra en todas las direcciones, incide en una superficie horizontal tal como asfalto, arena, agua, nieve… queda parcialmente polarizada, siendo el componente horizontal de la vibración el que aumenta. Y lo hace hasta tal punto que se genera una luz muy brillante y molesta en forma de reflejo.

Lo que hacen las lentes polarizadas es, a partir de polarización vertical, (en la mayoría de ocasiones) bloquear esos reflejos. De esta forma permiten una visión con un color y contraste muy naturales.

Otro ejemplo serían las gafas de 3D modernas que reparten en los cines. Antes, se utilizaban las típicas gafas con un cristal rojo y el otro azul, para engañar al cerebro. Hoy en día, las gafas modernas utilizan la polarización, un cristal es polarizado horizontalmente y otro de forma vertical.

En casa es muy fácil comprobar el funcionamiento de estas gafas. Observando cristales líquidos (LCD) como los de algunos smartphone o el de tu ordenador, que utilizan luz polarizada, con unas gafas de Sol polarizadas o de 3D, será posible ver con claridad la pantalla sólo en ciertos ángulos. Para otros, se verá negra, como si estuviese apagada. Esto suele ocurrir especialmente en ángulos concretos (típicamente a 45º a cada lado de la vertical). Os invito a probarlo por vuestra propia cuenta.

Y algo todavía más curioso: Nos posicionamos delante de un espejo y, tomando las gafas polarizadas, intentamos mirar a través de una de las lentes nuestro reflejo en el espejo. Veremos que la gafa por la que estamos observando está totalmente oscurecida, y que la contraria en cambio, si permite ver lo que hay tras de sí (parte de nuestra cara o la pared que tengamos detrás). Sin embargo, si cambiamos de lente (si miramos ahora por la otra), apreciaremos que el efecto también se ha permutado.

Demostración durante la emisión de un capítulo de Órbita Laika.

Demostración durante la emisión de un capítulo de Órbita Laika. En tu espejo deberías ver algo similar.

No es magia! ¡Sigue siendo física! ¡Sigue siendo óptica! La explicación es bien simple: Lo que ocurre es que la luz viaja polarizada en una dirección hasta el espejo, y rebota vibrando en la dirección perpendicular a esta, de forma que no puede volver a atravesar el filtro de la lente.

Hoy en día además, la polarización tiene muchas aplicaciones en el mundo de la tecnología. Se usa mucho en la industria e incluso en la F1 para comprobar el estado de piezas, el daño que tienen causado. También aparece en las telecomunicaciones, la fotografía y en campos de lo más diverso.

Por último os dejo como curiosidad unas gafas inuit. Los inuit (esquimales) las utilizaban para evitar ser cegados por la luz que al reflejarse en la nieve les llegaba a los ojos con tanta intensidad y ver más nítidamente.

Las rendijas de las gafas del esquimal le protegían de los reflejos del Sol en la nieve.

Las rendijas de las gafas del esquimal le protegían de los reflejos del Sol en la nieve.

Y esto es todo por hoy, y lo será por unos días. Me voy a tomar unas pequeñas vacaciones de esta bitácora para descansar las ideas, pero estaré de vuelta con más ciencia el 15 de septiembre. Os espero a todos, mis queridos lectores

Una respuesta a “Un mundo polarizado

  1. Pingback: Un mundo polarizado·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s