Jugando a los barquitos

En diciembre de 1914 se libró en las islas Maldivas una batalla naval entre las flotas británica y alemana. Ambos los dos bandos conocían el principio físico del que os voy a hablar hoy, y su implicación en la desviación de los disparos de larga distancia, y aplicaban los cálculos correspondientes a la latitud en la que se encontraban. Sin embargo, los cañonazos se alejaban mucho de acertar en el blanco. Ninguno de los dos mandos se percataba de que habían rebasado el Ecuador y estaban en el hemisferio sur, lo que condiciona el cálculo del tiro. Fue la flota germana la que se dio cuenta antes. También fue la flota germana la que ganó esa batalla. Hoy os voy a hablar del efecto Coriolis.

Leer Artículo →

Reflexión, refracción e Internet

Quiero que te pongas a pensar conmigo un momento. ¿Desde cuándo se estudia la luz? Un porrón de años, ¿verdad? Pues vaya si hace tiempo: se han encontrado lentes que datan del año 700 a.C. en lo que antaño fue Asiria. E igual que los asirios, se han encontrado lentes antiquísimas en Egipto, Grecia y Babilonia. No se trata de investigación en el sentido que esperaríamos, pero por lo menos sí que se molestaron en aprovecharse de sus propiedades (aunque no supieran cuáles fueran) para hacer lentes.

Leer Artículo →

El porqué de Metros por segundo

Actualmente en nuestra sociedad el desinterés y el desprestigio científicos están a la orden del día. Mientras que no conocer quién fue Cervantes se considera una falta importante, no saber quiénes fueron Bohr o Foucault no tiene mera relevancia, y así nos luce el pelo (con el mayor de los respetos hacia la gran eminencia de las letras españolas). Se considera la ciencia algo confinado únicamente al ámbito académico, en el cual intentamos motivar a un chaval a enamorarse de la química haciéndole aprender de memoria una tabla periódica, por poner un ejemplo.

Leer Artículo →

Cuestión de perspectiva

Un reputado astrónomo y uno de sus alumnos observan la majestuosidad del firmamento en una tranquila noche de verano. El alumno pregunta de repente, tronzando el silencio: “¿Cuán grande será en realidad el universo?” A lo que el profesor responde, “tal vez nunca lo sepamos con certeza, pero a cada segundo que pasa, podemos contemplar un universo un poco más grande”. El alumno se extraña, “¿a qué se refiere?”.

Leer Artículo →